Registro de Artistas

La difusión internacional de los artistas de Buenos Aires

Autor:

Pelera, Claudia Alejandra

Congreso:

SEGUNDO CONGRESO INTERNACIONAL ARTES EN CRUCE BICENTENARIOS LATINOAMERICANOS Y GLOBALIZACION

Fecha:

October 2010

volver

 

Introducción.

El sitio www.registrodeartistas.com.ar es una base de datos que nos brinda la oportunidad de hacer el seguimiento de los trayectos internacionales de algunos de los artistas visuales residentes en la ciudad de Buenos Aires. De las estadísticas realizadas hasta el momento, surge información para evaluar los circuitos más transitados en el exterior y articularla con  indicadores de actividad  cultural al interior de la ciudad. También brinda la posibilidad de realizar algunas reflexiones sobre los modos de difusión del arte contemporáneo. El arte argentino está atado al destino  de una trama mundializada mucho antes de la llamada era global y la ciudad de Buenos Aires ocupa un papel central en ese sentido.

La historia del arte abunda en ejemplos que dan cuenta de cómo la ciudad es receptora de artistas extranjeros en el siglo XIX y de la incidencia de los movimientos europeos y norteamericanos en las transformaciones de las modalidades de expresión a lo largo del siglo XX. Las publicaciones especializadas en nuestro medio reproducen debates en los cuales los artistas locales discuten el papel de los curadores, las instituciones y el mercado en la difusión de sus producciones. Algunas corrientes de pensamiento latinoamericano en el área de las ciencias sociales, que fueron convocadas por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, nos proveen de herramientas para interpelar al concepto de globalización y cuestionar los discursos hegemónicos de los agentes culturales.

Celebramos la difusión del arte argentino en el exterior, pero ésta pasa a ser un problema si la mirada del otro se transforma en medida de evaluación de su relevancia. La propuesta es analizar los datos y orientar a ellos la pregunta ¿Cuál es hoy la negociación cultural global?

 

Exposiciones en el exterior de los artistas registrados

El sitio tiene gran diversidad de artistas, distribuidos también de forma diversa en las comunas. Se toma como muestra disparadora de nuestras reflexiones a la comuna  Nº 1 por ser la que cuenta con más densidad de artistas y porque, además, un 60 % de ellos declara haber realizado exposiciones fuera del país. Es cierto que ese porcentaje comprende a muchos (40 %) que cuentan con menos de diez muestras en el exterior y un 20 % con más de diez. En el primer grupo hay muchos artistas con trayectorias cortas, algunos muy jóvenes, y los destinos de sus envíos son variados, siendo España y los Estados Unidos los más frecuentes. También hubo participaciones en exposiciones en Europa y América Latina (excepcionalmente en África y Oceanía) y varios casos de residencias prolongadas en el exterior: Juan Ramón Rojas vivió en España, Miriam Balzarelli realiza frecuentes trabajos en Italia, Azul Blaseotto formó parte del Servicio de intercambio académico alemán, Marcos Luczkow se perfeccionó en la Universidad de Barcelona. Comparten el segundo grupo artistas como Carlos Kravetz y Josefina Robirosa. El primero  viene exponiendo en el exterior desde 1991 y formó parte de muestras colectivas en nueve países y realizó dos individuales en México. Robirosa expuso desde la década de 1950 hasta 1989 en Europa, América y  Japón, constituyéndose en referente del informalismo argentino en España a principios de los años 1960 y tiene obra seleccionada por el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 1964, también realizó muestras como representante del arte argentino o del latinoamericano en Nueva York y Londres en los años 1977 y 1979.  Centros culturales, galería, ferias y otros  espacios institucionales convocan a los dos grupos de la comuna 1.Es notable el crecimiento de su asistencia a  bienales o trienales a  partir de la década del ochenta, siendo algunos ejemplos: II Bienal de Artes visuales en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, donde nos representa Elda Cerrato (1983); la Bienal de Artes Gráficas de Lubliana y la Bienal de La Habana reciben al mismo tiempo (en 2001) obras de Juan Carlos Romero; en 2006, Zulema Maza recibe el primer Premio de Honor en la Trienal de El Cairo, Egipto; Mónica Girón, además de formar parte de la V Bienal de La Habana realiza un envío en 2007 a la 3ª Trienal de Auckland, en Nueva Zelanda, entre otros. Particular es el caso de Crisrtina Schiavi, quien además de formar parte de todos los espacios institucionales mencionados, se vincula con los proyectos de Residencias para artistas El Basilisco y expone en Londres, en el Royal College en 2008. La descentralización de los espacios de consagración tradicionales ofrecieron oportunidades. Se agrega desde 2004 la gestión de El Basilisco, programa de residencias de artistas con el objetivo de ampliar el intercambio nacional, regional e internacional.

 

Reflexiones sobre la difusión internacional.

Hablar de descentralización es dar por supuesta la existencia de uno o varios centros y es también presuponer que son sitios de concentración de poder (de producción, de exhibición, de comercialización y de consagración) en el gran mapa del arte occidental. Es oportuno apelar a las ciencias sociales en la revisión de conceptos. Propongo adoptar como ejercicio de pensamiento la tesis de Walter Mignolo, según la cual la emergencia de la idea de hemisferio occidental no sólo cambió las estructuras de poder del mundo moderno (con la reestructuración económica que implicó la conquista de América) sino que siguió operando aún en el pensamiento de los líderes criollos de la independencia en la forma de definir la propia comunidad.[1] Así, recupera ideas de otros autores (Glissant, Wallerstein, Quijano) quienes coinciden en que la conformación del mundo moderno (surgido con el traslado del eje comercial europeo desde el Mar Mediterráneo al Océano Atlántico) lleva a las mentes europeas a una construcción simbólica de mundo occidental  que Mignola llama “imaginario del sistema-mundo moderno/colonial” [2]. En él caben un interior construido por los discursos del poder y un “exterior interno” que se comienza a relacionar en el siglo XVI con la derrota del Islam en España, la expulsión de los judíos y la conquista de América, por lo que “… moros, judíos y amerindios (y con el tiempo también los esclavos africanos), todos ellos pasaron a configurarse, en el imaginario occidental cristiano, como la diferencia (exterioridad) en el interior del imaginario”.[3] Esta idea del “exterior interno” fue retomada por los criollos descendientes de europeos que, con la independencia de las metrópolis, reorientaron la inserción de las Américas en el mundo moderno, pasando luego a la conformación de las conciencias nacionales y llegando hasta hoy,  en el que todavía hay un ingrediente de europeidad diferente de la conciencia afro-descendiente y de la conciencia nativa. Aún a riesgo de simplificar demasiado un texto tan rico, podríamos decir que historiza los cambios del concepto de hemisferio occidental, con las sucesivas reorganizaciones del orden mundial, en lo que se advierte cómo la diferencia al interior se desplaza desde la misión civilizadora a las formas globales de colonización por el mercado, al mismo tiempo que el eje del hemisferio occidental se traslada en nuestro tiempo al Atlántico Norte. Al quedar América Latina marginada del hemisferio occidental, se opera una transformación que, según él, crearía las condiciones para la emergencia de fuerzas que habían quedado ocultas en el imaginario criollo, reactivando la rearticulación del imaginario nativo y del afro-americano (ejemplifica con la emergencia del Movimiento Zapatista).

Estos conceptos son interesantes para pensar con perspectiva histórica cómo fueron dándose los centros de lo que podríamos llamar un mapa del arte occidental, sus sucesivas reorganizaciones y relaciones con nuestro arte, y así revisar nuestra pertenencia o no al imaginario de ese sistema/mundo moderno, desde la producción y la difusión artístico-visual. Es claro que tanto Europa como los estados Unidos han operado (y siguen haciéndolo) como centros, guías, modelos.  Nos preguntamos ¿cuál es nuestra reserva de imaginario emergente? ¿cómo es nuestra pertenencia a un arte occidental hoy?, ¿qué ocurre con la multiplicación de espacios para el arte contemporáneo y cuál es la presencia de nuestro artistas en ellos? Abordar los datos surgidos en la página web  ayuda a comenzar a trabajar en algunas respuestas.   Observamos en los circuitos de los últimos años una multiplicación de los centros de exhibición, envíos a países que no corresponden  a Europa, junto con actividades de auto gestión y becas estatales. Sabemos también de la fuerte incidencia del mundo de las finanzas, tanto en el mercado de arte como en la promoción que, a través de fundaciones, derivan fondos a la gestión, a la creación de museos y premios. Los Ángeles, Nueva York y -desde los años de 1990- Miami constituyen centros, de los que también participan nuestros artistas. La curadora del Museo de Arte Contemporáneo de Miami, Bonnie Clearwater, convocaba en los años noventa al protagonismo de la inversión privada, al liderazgo de los coleccionistas en los eventos artísticos y a la hipotética igualdad de condiciones de un arte global.[4] Un arte global que tiene la deferencia de consagrar en Miami a los hispanos, la deferencia de la diferencia si tomamos prestado el concepto de Mignolo: otra manifestación del “exterior interno”. La Bienal de Venecia sigue siendo el principal circuito legitimador europeo, descripto risueñamente por Sarah Thornton en su relato de sus encuentros con personajes del mundo del arte, en oportunidad de visitar la organizada en 2007. Dice: “Era como si todos los ocupantes de los asientos preferenciales de Christie´s hubieran sido colectivamente teletransportados a Europa…”[5] No es que nuestros artistas no hayan transitado esos circuitos. Para poner un ejemplo de nuestro sitio web: León Ferrari, en la Bienal descripta por Thornton (la Nº 52) justamente ganó el León de Oro al mejor artista. Lo que pretendo destacar aquí es la importancia de la aparición de otros circuitos, entre ellos otras Bienales que –si bien comenzaron a organizarse en los años setenta- se multiplicaron en la última década del siglo y no son solamente de arte contemporáneo, sino de grabado, de cerámica, etc. Estos nuevos circuitos han generado nuevas redes de comunicación. La misma Venecia tuvo que ampliarse a la participación de países “no occidentales”.

No exentas de riesgos como la escenificación  espectacular o la incidencia de otros agentes del mercado, las bienales y los nuevos centros cuentan con ventajas: se realizan en lugares excéntricos, interactúan con las ciudades que son sus sedes y ofrecen nuevos escenarios de intercambios  para artistas, público y críticos. Las posibilidades de intercambio entre lo que antes eran zonas de la periferia, potencian una negociación cultural más autónoma y dan lugar a expresiones de la diversidad.  La  ampliación del mapa artístico, la comunicación desde nuevos circuitos, las opciones para captar los intereses de los artistas por fuera de las demandas de los centros hegemónicos, nos instan a que desde las artes visuales podamos revisar nuestros conceptos y articular estrategias para enfrentar al modelo civilizatorio único de la globalización.

 

Bibliografía

Britto Jinorio, Orlando: “Bienales y encuentros de arte contemporáneo”. Revista LÁPIZ Año XIX, Nº 167. Madrid, 2000. Págs. 63 a 67.

De la Nuez, Iván: “Arte en Miami. Redefiniciones en los 90”. Revista LÁPIZ. Año XV. Nº 127. Madrid, 1996. Págs. 16 a 27.

Mignolo, Walter: “La colonialidad a lo largo y a lo ancho: el hemisferio occidental en el horizonte colonial de la modernidad” en La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas Latinoamericanas. Edgardo Lander Compilador. Buenos Aires. UNESCO- CLACSO. 2005.

Thornton, Sarah: Siete días en el mundo del arte. Buenos Aires. Edhasa, 2009.

www.registrodeartistas.com.ar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DETALLE DE LAS EXPOSICIONES DE LOS ARTISTAS DELA COMUNA Nº1

 

ELDA CERRATO

Muestras colectivas: 1974, “Hacia un perfil de Am.Latina”, Galería Amadís, Madrid. 1981, “El dibujo nuevo en Venezuela” en Fundarle Caracas. 1983, II Bienal de artes vis. Museo de arte contemporáneo de Caracas. 1994, IX Bienal Iberoamericana de México. 1994, Instituto Ítalo latinoamericano de Roma.

Muestras individuales:1978, Museo de Bellas Artes de Caracas. 1980, Galería Euroamérica de Caracas. 1992, Museo de arte delas Américas, Washington. 1993, Sala Alternativa de Caracas.

ZULEMA MAZA

2005, Fundación La Caixa, Libros de artista. España (colectiva) y 2006 1º Premio Honor Trienal de El Cairo, Egipto.

GRACIELA GARCIA

1999, Galería Roberto Martín, N. York y 1996 Feria Iberoamericana de Arte FIA/96. Caracas.

CARLOS KRAVETZ

2006, Seminario de Cultura Mexicana, México DF y 2008, Galería Pedro Gerson (México DF)

Sus exposiciones colectivas en: Uruguay, E.E. U.U., Panamá, México, Puerto Rico, Rep. Dominicana, Israel y Alemania (en estos últimos 2 países vivió).

MARILIPA LAUEMIA

Declara 3, no detalla.

MIREYA BAGLIETTO

1986 Museo de Arte Brasileño e Instit. de Investigación Fund. Armando Alvarez Penteado. San Pablo.Brasil.

CLAUDIA SAN BAYETO

Declara 1, no detalla

JUAN RAMON ROJAS

Desde 1971 vive en España y forma el Grupo de Grabadores de Madrid. También expone en Ecuador en 1973.

MIRIAM BALZARELLI

2000 expone en Francia y hace trabajos en Italia, en algunas temporadas en que vive allá.

JORGE PEIRANO

1970, Pinturas en Lima.. 1992, serigrafías en Madrid. 1994, pinturas y serigrafías en Saarbruken por Intercambio Cultural argentino-alemán.

CRISTINA SCHIAVI

De 1995 a 2008 en: Asunción, La Habana (Bienal), Frankfurt, Freiburg, Dotternhausen, Madrid 2 veces en ARCO, Mallorca, Valencia, Turquía y E.E.U.U. Además en Londres por proyectos de residencias para artistas El Basilisco.

MARIA EUGENIA BENITEZ BIRD

Declara 1, no detalla.

AZUL BLASEOTTO

2008 y 2009, colectivas en Suiza y Alemania.

EDUARDO GIL

Desde 1981 en Museo de Bellas Artes de Houston, Museo de A. Contemporáneo de S Pablo (Brasil), M. del Barrio (N. York) y en museos de Santiqgo de Chile, Caracas, Monterrey, Sacramento (California), Madrid, Puerto Rico, Dallas, Curitiba.

2007, 2 colectivas de fotografía: Forum Latinoamericano de Fotog. De S. Pablo (Brasil) y Bienal de Fotog. Daylesford, Victoria (Australia). Hay obra suya en Cuba, Holanda, Francia y Suecia.

SUSANA DITISHEIM

2004, Velvet Da Vinci, S. Francisco, E.E.EU.U.

AGUSTIN LOPEZ BARCIA

Declara 6, no detalla.

JUAN CARLOS ROMERO

Declara + de 10. Destacan: 1997, 1º Premio V Salón Dibujo Sto. Domingo. 1999, 1º Premio Joan Brossa Poesía visual en España. 2001, Bienal de Artes Gráficas Lubliana. 2001 7º Bienal La Habana.

HECTOR TOSCANO

2006, Plaza Catalunya en Barcelona.

JUAN FERNANDEZ BRAVO

Declara 1, no detalla.

JOSEFINA ROBIROSA

En los años 50 en Uruguay, México, Brasil y Japón. En los 60, en España, E.E.U.U. y la bienal De Quito de 1968. 1971 Kunsthalle Basilea, Suiza. 1977, Recent Latin american art en E.E.U.U. y G.B.  1979, Recent Argentine art en World Gallery, E.E.U.U. En los 80 en España, Chile y E.E.U.U.

TERESA PEREDEA

Declara más de 10, detalla que es artista de la Galería Art Box de Barcelona.



[1] Mignolo, Walter: “La colonialidad a lo largo y a lo ancho: el hemisferio occidental en el horizonte colonial de la modernidad” en: La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas Latinoamericanas.Págs. 55 a 65.

[2] Mignolo, Walter: Op.cit. pág. 56.

[3] Mignolo, Walter: Op. cit. pág. 56.

[4] Citado por De la Nuez, Iván en “Arte en Miami. Redefiniciones en los 90”. Revista LAPIZ . Año XV. Nº 127, página 17.

[5] Thornton, Sarah: Siete días en el mundo del arte. Capítulo 7, pág. 212.

volver
® Registro de Artistas.Todos los derechos reservados.