Registro de Artistas

Posibilidad y ventajas del aprovechamiento y del cruce de las nuevas tecnologías con los criterios para la conservación del patrimonio artístico visual comunal y la difusión de las obras.

Autor:

Lic. Claudia Alejandra Pelera

Congreso:

VII Jornadas de Investigación del Instituto de Historia del Arte Argentino y Latinoamericano “Luis Ordaz”

Fecha:

November 2005

volver
¿Un museo virtual? La idea de realizar un registro de los artistas visuales que viven en Buenos Aires tiene entre sus objetivos la obtención de información acerca de su trayectoria y producción y, a la vez, dejar en la web esa información como modo de difundir el arte local. Es decir, se plantea un  registro exhaustivo de  información  y prevé la difusión de los datos no sensibles y de algunas imágenes representativas, que serían elegidas por los mismos artistas. En primer lugar, cabe aclarar que este espacio virtual no es un museo aunque comparta con esa institución los fines de conservar, investigar, exhibir y difundir el patrimonio. Nuestro espacio virtual se propone conservar y difundir información, que quedará a disposición de los usuarios que quieran consultarla. Dicha información se obtendrá a partir de la instrumentación de un formulario tipo en el que se prevé un perfil profesional  y al que se registrarán  los artistas en forma personal y voluntaria. Si el campo artístico argentino se estructuró a partir de complejas instancias de distribución, entre las cuales las estatales (formación, salones, concursos, museos) y las privadas (mecenazgos, promociones, mercado, etc.) incidieron en la conformación de trayectorias y patrimonios, un archivo estructurado a partir de un registro horizontal intenta recuperar un abanico más amplio de memoria cultural.

 La página web compartiría con el museo tradicional la valorización del campo artístico como actividad humana, su difusión y la promoción de su estudio, pero al definir su campo por una localización geográfica (la ciudad de Buenos Aires) y una franja poblacional (los artistas que viven en ella) realiza un recorte diferente al del museo .En primer lugar, existe la distinción de que lo que se conserva es información sobre el patrimonio y no el conjunto de bienes atribuibles a personas físicas o jurídicas, sino que se trata una base de datos con el registro de su existencia. El museo siempre conserva fragmentos de la historia:  piezas donadas, cierta selección realizada para una retrospectiva, obras representativas de un movimiento. Ni selección ni colección, nuestro objetivo es realizar un acopio de datos que  pueda ser consultado por los visitantes de la red.

También compartiría algunos objetivos con la ley Nº 1227/03 que rige en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la cual da un marco legal para la investigación, preservación, salvaguarda, etc. del patrimonio de la ciudad, definiendo a éste como “...el conjunto de los bienes muebles e inmuebles, ubicados en el territorio de la C.A.B.A., cualquiera sea su régimen jurídico y titularidad, que en sus aspectos tangibles e intangibles, materiales y simbólicos y que por su significación intrínseca y/o convencionalmente atribuida, definen la identidad y la memoria colectiva de sus habitantes” (art. 2º) Dicha ley se enmarca en la últimas normativas del I.C.O.M. Aunque nuestra propuesta no se dirija a  la conservación concreta del patrimonio -sino al registro de su existencia y difusión- se propone contribuir a la  promoción de eventuales investigaciones, con la convicción de que promover el conocimiento del patrimonio local es ayudar a preservarlo.
El concepto de patrimonio entendido como patrimonio artístico es producto de una elaboración histórica que ha dependido de la definición de bien cultural y es el resultado de las miradas con que la cultura occidental volvió sobre su pasado. La idea de patrimonio artístico está ligada al conjunto de obras a las que se le adjudican valores excepcionales y en tanto bienes culturales, son dignas de preservación. El concepto de bien cultural se cristalizó en el siglo XIX estrechamente ligado a la idea de monumento, condensando y objetivando los valores de una cultura. Más recientemente, el concepto tuvo ampliaciones, abarcando sistemas de valores y creencias colectivas, bienes intangibles y hasta personas que se consideren memoria viva de una identidad en extinción. Las obras de arte, al ser objetos portadores de un doble valor (estético e  histórico), se erigen en esa clase de bienes culturales indiscutibles a la hora de salvaguardar, tutelar y estudiar por pertenecer al patrimonio cultural de un pueblo. Por otra parte, sabemos de la vida azarosa de una obra de arte:  pérdidas, ventas , restauraciones, herencias y diferentes trayectos de circulación social son inevitables. Ahora bien, sin interferir en la circulación social de las obras ni tampoco en el rol del museo, la página web convoca a la concentración de una información actualizada y desde este punto de vista cabría la comparación con  otros registros y catálogos razonados que se realizan en la actualidad.

La base de datos es , entonces, una intervención  cultural  referida a la actividad artística contemporánea de la ciudad que  propone su difusión. Desde una mirada local,  promueve investigaciones y eventuales indagaciones sobre la relación que el arte tiene con otros fenómenos, prácticas y valores con los que nuestra comunidad elabora su  sistema de sentidos. Desde este punto de vista, puede promover no sólo la preservación del patrimonio material sino también del inmaterial, en tanto que eventuales desarrollos teóricos posibiliten relacionar  tradiciones estéticas y prácticas sociales relevantes para la identidad de la ciudad. En el campo de tensiones entre lo global y lo local, proponemos un nuevo espacio de reflexión y negociaciones culturales.

Fragmento de la ponencia presentada en las SÉPTIMAS JORNADAS DE INVESTIGACIÓN DEL INSTITUTO DE HISTORIA DEL ARTE ARGENTINO Y LATINOAMERICANO “LUIS ORDAZ” (Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires) por la Lic. Claudia Alejandra Pelera,  el 17 de noviembre de 2005.

Bibliografía:
A.A.V.V.: Memoria del arte, memoria de los medios. Buenos Aires. IUNA. Área Crítica de Arte, Asunto Impreso Ediciones, 2003.
Giral-Miracle, Daniel. “¿Para qué sirven los museos? Espacios para la celebración, confraternización y devoción” en Descubrir el arte. Año II, Nº 18, Madrid. Arlanza Ediciones S.A.,agosto de 2000. 
González-Varas, Ignacio: Conservación de bienes culturales. Teoría, historia, principios y normas. Madrid. Manuales de Arte Cátedra. Edic. Cátedra, 1999.
Ley Nº 1227/03 del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
volver
® Registro de Artistas.Todos los derechos reservados.